La danza de los Parachicos.

x4mp73r 1 hours 45 minutes ago. 0 comments

Chiapas es uno de los estados de México que resalta debido a la belleza natural, está claro que no es el único, pero forma parte de la región más fértil del país. El estado en sí es mutilicutural ya que si vas de municipio en municipio te encontrarás cientos y cientos de historias, costumbres y sobre todo diversidad en la gastronomía.

En esta ocasión, toca explicar acerca de una singular tradición que se lleva a cabo en el municipio llamado Chiapa de Corzo. Todos los años, del 8 al 23 de Enero, el sonido de tambores, flautas y sonajas de hojalata conviven con danzas y ceremonias religiosas que forman parte de la tradicional Fiesta Grande de Chiapa de Corzo, que se realiza en honor del Señor de Esquipulas (o de los Milagros) y de dos santos del catolicismo: san Antonio Abad y san Sebastián Mártir. La danza de los parachicos representa el momento culminante de esta gran celebración, que se realiza desde hace 305 años.

Algo muy curioso es que ha sido reconocida a nivel internacional, ya que fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, en 2010, la danza abarca todos los ámbitos de la vida local y propicia la convivencia entre la comunidad, y con mucha razón ya que es un acto muy emotivo tanto para chicos y grandes.

En esta tradición, que comenzó en 1711, se calcula que participan alrededor de seis mil personas. Los parachicos son dirigidos por un patrón que porta una máscara de expresión severa, una guitarra y un látigo para castigar simbólicamente el pecado y la desobediencia, mientras entona loas y toca la flauta, seguido por los mayordomos y autoridades que responden con aclamaciones, lo mismo que los jóvenes y niños que imitan los movimientos de los adultos.

Existe una leyenda que apasiona a los chiapacorceños, es la que recuerda los infaustos días en que, en medio de la sequía y el hambre, los lugareños recibieron a una distinguida viajera. Se dice que la dama que era dueña de inmensas riquezas expuso a los habitantes del pueblo el motivo de su viaje: su hijo padecía un extraño mal que le impedía mover las piernas. Había recurrido a los médicos más reconocidos, sin que brebajes ni sangrías lograran sanar de ese terrible mal, de ahí que ella decidiera visitar varios lugares remotos en busca del remedio para su niño. Cuando le hablaron de los curanderos de Chiapa decidió consultarlos. Al poco tiempo apareció el de Namandiyuguá (Cerro brujo), quien después de examinar al joven, le recetó pócimas de hierbas y ordenó que se llevara al chico a los baños de Cumbujujú (“lugar donde abunda el jabalí”) para completar el tratamiento.

La madre acudió al lugar, cerca del pueblo y poco después, como de milagro, el joven empezó a recobrar la movilidad en las piernas.

Agradecida, la mujer, que se llamaba doña María de Angulo, mandó traer desde tierras distantes ganado y grandes cantidades de cereales para paliar la crisis en Chiapa. Ordenó que se destazara cada día una vaca en la plaza y repartió canastas con víveres entre la población.

En el mes de enero, el día de San Sebastián, doña María mandó sacar a su hijo en andas y desnudo -como el santo-, para que no volvieran las penurias al pueblo. Más tarde, ambos regresaron a su país; la situación había cambiado, la naturaleza pródiga se manifestó nuevamente, los lugareños relacionaron la abundancia con la petición hecha por la mujer y su hijo al santo. Con la llegada de un nuevo año, los nativos recordaron la visita con la representación de una muchacha y un joven vestidos como los personajes paseando por las calles, rodeados de sus “sirvientes”, quienes repartieron comida simbólicamente.

Los parachicos evocan a los antiguos chiapacorceños que se disfrazaron para entretener al infante durante su enfermedad, de ahí su nombre, pues lo hacían “para-el-chico”.

No existen datos históricos reales que avalen estos hechos ocurridos, pero realmente es una historia fascinante que une a propios y extraños con el afán de reunirse cada año para presenciar este acto y preservar la tradición.


Con información del Instituto Nacional de Antropología e Hsitoria y de  los abuelitos :p

Language